Síntomas y tratamiento de la osteocondrosis de la columna lumbar.

La columna vertebral es parte del sistema musculoesquelético y consta de muchas vértebras que, cuando están conectadas, mantienen la movilidad y la flexibilidad, como resultado de lo cual una persona puede moverse activamente y asumir varias posiciones. Las vértebras están separadas por discos intervertebrales, cuyo adelgazamiento conduce a pellizcos de los procesos nerviosos, vasos sanguíneos, interrumpiendo el suministro de sangre a los tejidos.

El concepto de osteocondrosis lumbar.

La patología más común es la osteocondrosis de la columna lumbar, ya que es esta parte de la columna la que tiene mayor carga tanto durante una actividad vigorosa como durante un período de descanso prolongado.

En esta enfermedad, se produce la destrucción de las superficies de las articulaciones, el tejido conectivo, el cuerpo vertebral y los discos intervertebrales, que consisten en un anillo fibroso y un núcleo pulposo gelatinoso.

La osteocondrosis lumbar, que tiene 1, 2, 3 y 4 grados de desarrollo, conlleva la destrucción del disco intervertebral, en el que se seca la sustancia gelatinosa, perdiendo sus propiedades originales, por lo que se reducen sus propiedades amortiguadoras. En la siguiente etapa, se produce la destrucción de la sustancia fibrosa del anillo fibroso, como resultado de lo cual aparecen grietas en su superficie, a través de las cuales se produce la protuberancia del núcleo pulposo gelatinoso (desarrollo de hernia).

Los cambios degenerativos en los discos intervertebrales conducen a un aumento de la carga en las vértebras, pellizco de los procesos nerviosos, compresión de los vasos sanguíneos, lo que provoca dolor en el área afectada e hinchazón.

un estilo de vida sedentario como causa de osteocondrosis lumbar

Causas de la enfermedad

Las causas de la aparición de la enfermedad no se comprenden completamente, sin embargo, los expertos identifican una serie de factores que influyen en el desarrollo de la patología. La osteocondrosis de la columna lumbar se desarrolla si uno de los siguientes factores está presente:

  • hipodinámica;
  • exceso de peso;
  • pie plano;
  • lesiones adquiridas;
  • levantar y transportar cargas pesadas;
  • malos hábitos: fumar, beber alcohol;
  • cargas estáticas en condiciones adversas;
  • participación activa en cualquier tipo de deporte;
  • trabajo físico extenuante asociado a características profesionales;
  • estar en una posición incómoda durante un período prolongado;
  • predisposición hereditaria, por ejemplo, patologías congénitas en la estructura de la columna vertebral.

El grupo de riesgo incluye pacientes mayores de 40 años con diabetes mellitus y enfermedades del sistema musculoesquelético.

Los síntomas de la enfermedad.

Los expertos consideran que la osteocondrosis de la columna lumbar es un proceso irreversible, por lo tanto, la detección oportuna de los síntomas en las primeras etapas puede ralentizar el desarrollo del proceso patológico.

La osteocondrosis lumbar se manifiesta clínicamente por tensión muscular, acompañada de dolor de intensidad variable. Las sensaciones de dolor pueden ser de diferente naturaleza dependiendo del grado de progresión de la enfermedad, pueden ser agudas y agudas, tirando y doloridas, ardorosas, punzantes.

Muy a menudo, el dolor se irradia a las extremidades inferiores y los glúteos. Pueden aumentar con movimientos bruscos, toser, estornudar. La aparición del síndrome de dolor obliga al paciente a adoptar una posición tensa bastante incómoda, lo que ayuda a reducir el dolor.

Muy a menudo, la osteocondrosis de la columna lumbar se acompaña de síntomas como dolores de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, tinnitus, visión borrosa, entumecimiento de las extremidades inferiores, disfunciones de los órganos genitales, disfunción eréctil y dificultad para orinar.

Algunos pacientes diagnosticados con osteocondrosis de la columna lumbar se quejan de disminución de la sensibilidad en los glúteos, piel fría y azul, cambios atróficos en los muslos y glúteos, disminución de su masa muscular, sequedad y descamación de la epidermis en la región lumbar y alteración sudoración en la misma zona.

dolor en el cuello y la espalda con osteocondrosis lumbar

El grado de la enfermedad

La osteocondrosis de la columna lumbar se desarrolla gradualmente, por lo tanto, al comienzo de su desarrollo, no tiene manifestaciones clínicas. En general, los expertos distinguen cuatro etapas en el desarrollo de la patología.

  • 1ra etapa: cambio en la estructura de la sustancia gelatinosa y movimiento de su núcleo dentro del disco;
  • 2da etapa: cambios en la estructura del anillo fibroso;
  • 3ra etapa: destrucción y ruptura de las fibras del anillo fibroso, seguida de la protrusión del núcleo pulposo hacia la cavidad espinal y la formación de una hernia intervertebral;
  • Cuarta etapa: la progresión del proceso de destrucción a las vértebras adyacentes, como resultado de lo cual se ven afectados los ligamentos intervertebrales y las articulaciones.

En la etapa 1 del desarrollo de la enfermedad, el paciente siente molestias durante la actividad física, acompañadas de un dolor leve en la región lumbar, rara vez en las nalgas.

En la etapa 2 de la osteocondrosis lumbar, el dolor se vuelve más pronunciado, ya que los procesos nerviosos se pellizcan, el paciente experimenta dolores agudos en la columna lumbar, que se irradian a la extremidad inferior y la nalga. La osteocondrosis lumbar de segundo grado puede ir acompañada de hipertermia persistente.

La etapa 3 implica la destrucción de los anillos fibrosos, la formación de hernias intervertebrales, lo que conduce a una deformidad grave de la columna. El síndrome de dolor se vuelve permanente e intenso.

En la etapa 4, la osteocondrosis lumbar adquiere una forma descuidada, en la que el paciente tiene restricciones significativas en la actividad motora, acompañadas de un dolor insoportable. Apenas puede moverse, lo que indica la aparición de osteofitos: crecimientos óseos en las vértebras. La etapa 4 en la mayoría de los casos lleva al paciente a una movilidad limitada y una discapacidad completa.

La osteocondrosis de la columna lumbar se puede detectar en diferentes etapas del desarrollo del proceso degenerativo-distrófico. El diagnóstico de la enfermedad se lleva a cabo mediante métodos modernos, que incluyen rayos X, tomografía computarizada y resonancia magnética. Según los resultados, el médico prescribe tácticas de tratamiento, que incluyen una combinación compleja de varias medidas terapéuticas o quirúrgicas.

masaje para osteocondrosis lumbar

Tratamiento de la enfermedad

Si a un paciente se le diagnostica osteocondrosis lumbar de 1 o 2 grados, la enfermedad se puede detener evitando una mayor destrucción de la columna. La osteocondrosis lumbar detectada en una fecha posterior, por regla general, no se cura por completo. Por lo tanto, las medidas terapéuticas tienen como objetivo eliminar los síntomas de la enfermedad y ralentizar el desarrollo del proceso patológico. Dependiendo de las características clínicas, el médico elige un tratamiento conservador o quirúrgico.

El tratamiento conservador combina:

  • terapia de drogas;
  • masaje;
  • terapia manual;
  • realizar terapia de ejercicio;
  • procedimientos de fisioterapia;
  • organización adecuada de los alimentos.

El tratamiento quirúrgico para la osteocondrosis lumbar se utiliza en caso de complicaciones graves, como el desarrollo de una hernia intervertebral o la destrucción completa del disco intervertebral. En este caso, se realiza una discectomía: extracción del disco destruido. Sin embargo, como regla general, los cirujanos recurren a métodos radicales cuando todos los demás métodos no han mostrado los resultados requeridos.