Síntomas típicos y tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical.

La osteocondrosis de la columna cervical es una patología grave caracterizada por cambios degenerativos-distróficos en la estructura de los discos intervertebrales. Este trastorno a menudo conduce a complicaciones peligrosas. Por tanto, está estrictamente prohibido ignorarlo. Para hacer frente a la enfermedad, vale la pena consultar con un especialista de manera oportuna.

La esencia de la patología

La osteocondrosis de la columna cervical es una patología en la que la pulpa intervertebral blanda se transforma en tejido óseo. Esto provoca pellizcos de los vasos sanguíneos y las fibras nerviosas.

El síndrome de dolor es un rasgo característico de la enfermedad. Se localiza en el cuello, hombros, parte superior de la espalda, cabeza. Muchos pacientes experimentan mareos, fluctuaciones de presión, náuseas y falta de aire.

Los cambios distróficos en la región cervical generalmente ocurren en la edad media y avanzada. Esto se debe a la posición vertical del esqueleto y a las peculiaridades de la distribución de cargas.

Los médicos señalan que la enfermedad se presenta antes en los hombres. Esto sucede a los 45-50 años. Las mujeres enfrentan las manifestaciones de osteocondrosis cervical más tarde, a la edad de 50-55 años.

Razones

Varios factores conducen al desarrollo de esta forma de la enfermedad.

Las principales causas de osteocondrosis cervical incluyen las siguientes:

causas de la osteocondrosis cervical
  1. Lesión de espalda. Esto puede provocar una redistribución de la presión sobre el tejido cartilaginoso, lo que provoca un cambio en su estructura y forma.
  2. Patologías del sistema musculoesquelético. Esta categoría incluye escoliosis, reumatismo, tuberculosis ósea.
  3. Actividad física insuficiente. En las personas inactivas, se produce un agotamiento de los músculos de la espalda que sostienen la columna. Esta situación puede verse agravada por el depósito de sales que aparecen debido al ácido láctico. Una columna vertebral debilitada se deforma más fácilmente y se vuelve menos móvil.
  4. Obesidad. La aparición de exceso de peso es un gran peligro para el sistema musculoesquelético. Además de aumentar la tensión en la columna, el tejido adiposo elimina sustancias útiles que se requieren para mantener el tono del tejido muscular y el cartílago.
  5. Inmovilidad prolongada. Esta enfermedad es común en conductores y personas que se dedican al trabajo intelectual. Después de una larga estancia en estado comprimido, el tejido del cartílago pierde gradualmente su elasticidad. Con el tiempo, los discos intervertebrales adquieren una configuración antinatural.
  6. Trastornos alimentarios. Para que el cuerpo funcione correctamente, la dieta debe contener suficientes proteínas, grasas, minerales y vitaminas. Una nutrición inadecuada provoca una violación de la estructura de los tejidos y conduce a su rápida destrucción.

La osteocondrosis cervical es a menudo el resultado de una tendencia hereditaria. En este caso, la patología se desarrolla sin la influencia de factores significativos.

Para prevenir la aparición de la enfermedad, debe iniciar la terapia de manera oportuna.

Etapas de la enfermedad

Hay varias etapas de la patología, cada una de las cuales se caracteriza por ciertas características:

  • Primero- un signo clave de la condición es la inestabilidad espinal. Se manifiesta en las lesiones iniciales de los discos intervertebrales;
  • Segundo- la protuberancia es la manifestación principal. Esta condición se caracteriza por una disminución en los espacios entre las vértebras, una interrupción gradual de la integridad del anillo fibroso. A menudo se presentan dolores por compresión nerviosa;
  • Tercero- en esta etapa, el anillo fibroso está completamente destruido. Esto conduce a la aparición de una hernia intervertebral. Esta condición se caracteriza por un daño severo a la columna;
  • El cuartoes el más difícil. En esta etapa, con cualquier movimiento, se produce un dolor agudo. A veces, la afección mejora, pero esto indica la aparición de estructuras óseas que conectan las vértebras. Esto conduce a una disminución de la actividad física y provoca discapacidad.

Síntomas

síntomas de osteocondrosis de la columna cervical

Esta forma de osteocondrosis se caracteriza por manifestaciones especiales. Esto se debe a la ubicación cercana de las vértebras cervicales y la baja altura de los discos. Por lo tanto, incluso los pequeños cambios provocan manifestaciones graves. Además, esta forma de osteocondrosis suele ir acompañada de compresión de las raíces espinales.

Los síntomas de la osteocondrosis cervical incluyen los siguientes:

  1. Sensaciones dolorosas. Se localizan en diferentes áreas: la parte posterior de la cabeza, el cuello, la cintura escapular, los brazos. El malestar en los brazos o en la cintura escapular es causado por nervios pinzados. El dolor en el área occipital se asocia con espasmos del tejido muscular del cuello y mala circulación.
  2. Debilidad en los brazos. Este síntoma es causado por daño a los nervios motores responsables de la inervación de los músculos de los brazos.
  3. Debilitamiento de la sensibilidad en las manos. Este síntoma se debe a la derrota de las raíces, que incluyen fibras sensibles responsables de la inervación de la piel de las manos.
  4. Disminución de la actividad motora del cuello, apariencia crujiente. Dichos síntomas de osteocondrosis cervical son el resultado de una disminución en la altura de los discos. También son causados ​​por daños en las articulaciones intervertebrales y la formación de crecimientos óseos en las vértebras.
  5. Debilidad, pérdida de coordinación y mareos. Estas manifestaciones son causadas por daño a la arteria vertebral. La formación de tejido fibroso y el desplazamiento de las vértebras provocan problemas con el flujo sanguíneo en las arterias. Como consecuencia, hay un deterioro del flujo sanguíneo en la región occipital del cerebro y el cerebelo.
  6. Deficiencia auditiva, entumecimiento de la lengua, debilitamiento de la agudeza visual. Estos síntomas de osteocondrosis de la columna cervical se deben al agravamiento de la situación y al desarrollo de accidentes cerebrovasculares.

Métodos de diagnóstico

Para detectar la osteocondrosis del cuello, es necesario realizar una serie de procedimientos de diagnóstico.

Los estudios más informativos incluyen los siguientes:

métodos para el diagnóstico de osteocondrosis cervical
  • La resonancia magnética es el estudio más informativo que le permite evaluar el estado de las vértebras y los discos entre ellas. Además, mediante este procedimiento, es posible detectar hernias, evaluar su tamaño y localización.
  • Radiografía: este procedimiento es uno de los métodos de investigación más disponibles. Sin embargo, a menudo no es informativo, especialmente en las últimas etapas de la enfermedad.
  • Tomografía computarizada: le permite detectar la presencia de cambios en la estructura de las vértebras. Sin embargo, la presencia de una hernia o compresión de la médula espinal es difícil de diagnosticar con este método.
  • Ecografía dúplex: ayuda a detectar trastornos del flujo sanguíneo en la arteria vertebral. El procedimiento detecta obstrucciones y ralentización del flujo sanguíneo en los vasos.

Métodos de tratamiento

El tratamiento de la osteocondrosis cervical se selecciona teniendo en cuenta varios factores. Esto se hace según la etapa de la enfermedad, la forma de la enfermedad y la gravedad de los síntomas.

Las terapias clave incluyen las siguientes:

  • Terapia conservadora: puede ser con o sin medicación;
  • Cirugía;
  • Una combinación de técnicas conservadoras y tratamiento quirúrgico.

Medicamentos

El tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical se puede realizar utilizando las siguientes categorías de medicamentos:

  1. Analgésicos: son medicamentos no esteroides que pueden ayudar a controlar el dolor. Por lo general, se recetan en forma de tabletas. Debe tenerse en cuenta que la mayoría de los fondos de esta categoría provocan irritación de las membranas mucosas de los órganos digestivos.
  2. Los agentes antiinflamatorios son agentes hormonales que ayudan a controlar la inflamación y aliviar el dolor. Por lo general, para la osteocondrosis cervical, se prescriben tabletas y ungüentos, que se elaboran a base de prednisolona.
  3. Agentes sistémicos de acción retardada: estos medicamentos contienen elementos que reemplazan los componentes del tejido del cartílago. Estos incluyen ácido hialurónico y condroitina. Para obtener un efecto positivo estable, dichos fondos deben tomarse durante mucho tiempo.
  4. Relajantes musculares: estos medicamentos ayudan a relajar el tono muscular. Se utilizan en la práctica quirúrgica y ortopédica como medio adicional para aliviar el dolor. Tales sustancias se administran por vía parenteral, por lo tanto, esto debe hacerse bajo la supervisión de un médico. Con el desarrollo de la osteocondrosis, se utilizan agentes a base de glicerina. Hay que tener en cuenta que tienen muchas contraindicaciones.
  5. Complejos vitamínicos. Cuando ocurre tal osteocondrosis, se muestra el uso de vitaminas, que tienen un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso y mejoran la conductividad. Estos incluyen vitaminas del grupo B. También se muestran otras vitaminas: A, C, D, E. Muchos médicos recetan medicamentos combinados que incluyen vitaminas y analgésicos.
  6. Ungüentos y geles para uso tópico. Dichos agentes pueden tener diferentes propiedades: calentamiento, analgésico, antiinflamatorio. Antes de usar un producto en particular, debe someterse a un examen médico.

Métodos de fisioterapia

tratamiento de la osteocondrosis cervical con métodos de fisioterapia

El tratamiento de la osteocondrosis de la columna cervical requiere necesariamente el uso de métodos básicos de fisioterapia.

Los procedimientos más eficaces incluyen los siguientes:

  • Electroforesis con fármacos. Bajo la influencia de la corriente eléctrica, las partículas de medicamentos penetran en el área deseada. Gracias a esto, es posible estimular la circulación sanguínea y lograr un efecto analgésico.
  • Exposición ultrasónica. Gracias a este procedimiento, es posible hacer frente al dolor y detener la inflamación. Además, esta técnica activa los procesos metabólicos en el cuerpo.
  • Magnetoterapia. Con su ayuda, es posible hacer frente al edema y lograr un efecto analgésico.
  • Exposición al láser. Este método ayuda a normalizar la circulación sanguínea y ayuda a hacer frente a la inflamación.

Gimnasia de recuperación

Para que el tratamiento de la enfermedad sea lo más eficaz posible, se deben realizar ejercicios especiales. Se prescriben después del alivio de los síntomas agudos. Hay que tener en cuenta que durante las clases no debe haber dolores ni molestias.

Los ejercicios más efectivos incluyen los siguientes:

  1. Acuéstate boca abajo, apoya las manos en el suelo, levanta la cabeza y el torso. Vale la pena asegurarse de que su espalda permanezca recta. Debe permanecer en esta posición durante 1-2 minutos. Luego, bájate suavemente hasta el suelo. Haz 2-3 repeticiones.
  2. Acuéstese boca abajo, estire los brazos, gire la cabeza hacia la izquierda y toque el suelo con la oreja. Realice un movimiento similar a la derecha. Hazlo de 6 a 7 veces en cada dirección.
  3. Siéntate y, respirando, inclínate. Toque su barbilla en su pecho. Después de eso, exhale, recuéstese, echando la cabeza hacia atrás. Haz 10-15 repeticiones.
  4. Siéntese, coloque las palmas de las manos en la frente. Presione su cabeza sobre sus manos durante 30 segundos. Necesitas hacer 2-3 repeticiones en total.
  5. Gire lentamente la cabeza en diferentes direcciones. Necesitas hacer 10 rotaciones en cada dirección. Deje de hacer ejercicio si se siente mareado.

Masaje

tratamiento de la osteocondrosis cervical con masaje

Para eliminar los signos de osteocondrosis cervical, definitivamente debes hacer un masaje. El procedimiento debe llevarse a cabo con el mayor cuidado posible, sin esforzarse. Los movimientos deben extenderse al área del cuello, el cuello y la espalda.

Es mejor masajear mientras está acostado boca abajo. En casos extremos, se permite sentarse.

La técnica se basa en las siguientes técnicas:

  • Acariciar - significa el efecto en las áreas superficiales de la piel. Para hacer esto, use las palmas de las manos o las yemas de los dedos para acariciar su espalda, moviéndose desde la cabeza hasta el tercio superior de la espalda. También puede hacer un movimiento en zigzag.
  • Apretar - es el efecto en las áreas profundas de la piel en el tercio superior de la espalda. Para hacer esto, agarre la piel con el pulgar y el índice. Esto debe hacerse con mucho cuidado, sin afectar el tejido de la región vertebral.
  • Frotamiento: el procedimiento se realiza para calentar la piel y aumentar la circulación sanguínea en el área del cuello. Debe hacerse con mucho cuidado, sin afectar las áreas espinosas de las vértebras.
  • Amasado: se usa con bastante poca frecuencia, ya que implica un impacto en tejidos profundamente ubicados. Esto solo puede empeorar la anomalía.

Con la osteocondrosis es muy posible realizar un automasaje. Para hacer esto, debe sentarse cómodamente y usar los métodos de acariciar y frotar el cuello y los hombros. Es aconsejable complementar el procedimiento frotando pomadas que aumentan el flujo sanguíneo y alivian el dolor en la zona afectada.

Curación quirúrgica

La intervención quirúrgica está indicada en los siguientes casos:

intervención quirúrgica para la osteocondrosis cervical
  1. La presencia de anomalías neurológicas: actividad motora alterada, debilidad o pérdida de sensibilidad en las manos, pérdida del control de la defecación. Si aparecen tales síntomas, se puede sospechar un daño nervioso persistente. Por eso es tan importante realizar una cirugía para eliminar la compresión.
  2. La presencia de dolor persistente que altera la calidad de vida de una persona y no puede eliminarse con métodos conservadores.

Con el desarrollo de osteocondrosis cervical, se pueden realizar las siguientes operaciones:

  1. Discectomía y fusión cervical anterior. La operación se realiza por la parte frontal del cuello. El procedimiento tiene como objetivo extraer el disco afectado, descomprimir las fibras nerviosas e implantar un dispositivo especial para mantener la distancia deseada entre las vértebras.
  2. Reemplazo de disco intervertebral. En este caso, se extrae el disco afectado y en su lugar se inserta uno artificial. Gracias a este procedimiento, es posible mantener la actividad física.

La cirugía para eliminar los síntomas neurológicos es muy eficaz. Según algunas estimaciones, es del 80-90%. Sin embargo, estos métodos no son suficientemente eficaces para eliminar el dolor asociado con la osteocondrosis.

Posibles peligros

La osteocondrosis cervical es un tipo grave de patología. Esta área de la columna contiene muchos nervios y vasos sanguíneos que son responsables de nutrir el cerebro. Además, las vértebras cervicales se ajustan firmemente. Por lo tanto, incluso pequeños cambios en esta área provocan compresión o desplazamiento de vasos sanguíneos y nervios.

posibles complicaciones de la osteocondrosis de la columna cervical

Los trastornos del flujo sanguíneo cerebral provocan la aparición de migraña, distonía vegetativo-vascular e hipertensión. También existe el riesgo de problemas en el funcionamiento del sistema respiratorio, el corazón y los vasos sanguíneos. Muchas personas tienen problemas de audición, disminución de la agudeza visual y mala coordinación de los movimientos.

En situaciones difíciles, la osteocondrosis cervical provoca el síndrome de la arteria vertebral. Este vaso es responsable del suministro de sangre al cerebelo y al bulbo raquídeo. La compresión de una arteria conlleva el riesgo de isquemia cerebral y accidente cerebrovascular espinal.

Además, la patología puede provocar daños en las raíces nerviosas. Esto se manifiesta en forma de formación de crecimientos, aparición de radiculopatía y pérdida de actividad física. La consecuencia más difícil de la enfermedad es la compresión de la médula espinal, que puede ser fatal.

Prevención

Para evitar el desarrollo de patología conviene seguir unas sencillas reglas:

  • Hacer ejercicio sistemáticamente;
  • Come bien;
  • Tome vitaminas y otros medicamentos recetados por su médico;
  • Evite una postura incómoda prolongada;
  • Usa muebles ortopédicos;
  • Elige ropa y zapatos según la temporada, especialmente en invierno.

La osteocondrosis cervical es una enfermedad bastante peligrosa que puede tener consecuencias negativas para la salud.

Para evitar complicaciones graves, debe consultar a un médico de inmediato y seguir estrictamente sus recomendaciones.